Estudios demostraron que los maridos estresan más a sus esposas que los hijos, y las razones son bastante serias

Siempre se ha dicho que cuando una pareja se casa y tienen hijos, son estos los cuales llegan a estresar a las mujeres, pero la realidad es otra. Recientemente un estudio comprobó que son los esposos los que realmente son los que estresan a sus esposas y las razones son muy fuertes. ¡Lee con atención!

Los maridos estresan más a sus esposas

La verdad es que los hombres se comportan como niños hasta que tienen alrededor de 43 años. Esto se expresa no solo en su actitud frívola hacia algunos problemas y en su comportamiento, sino también en su interacción con los niños. “Un pequeño de 7 años va a seguir siendo eso, pero una persona de 35 años que actúa como un niño de esa edad es muy estresante, porque debería saber mejor que un chico lo que hace”, dijo una de las participantes del estudio.

Muy a menudo, los papás se divierten con sus hijos. Como consecuencia, son percibidos como amigos, compañeros de vacaciones y cómplices en las ideas divertidas que lo permiten todo. Las madres están más preocupadas por las cuestiones relacionadas con la educación, la disciplina, la salud y el desarrollo educativo de un niño. Ellas siguen más la rutina diaria de los pequeños, les dan instrucciones y prohíben muchos desórdenes. Esto hace que parezcan “el policía malo de la historia”, lo cual afecta la relación con sus hijos y puede llevar a conflictos entre los padres.

Solución:

Es mejor apegarse a la unidad. Si uno de los padres le prohíbe algo al niño, el segundo debe apoyar esa decisión. Es necesario actuar juntos y acordar las prohibiciones, permisos y castigos.

También es importante compartir igualmente la responsabilidad del cuidado diario de los niños. Un chico no puede unirse a un equipo de natación, elegir vitaminas y hacer una cita con un médico por su cuenta, pero mamá y papá sí pueden. Y aquí es en donde un esposo puede ayudar y aliviar la carga de su esposa. Luego, las madres pueden dejar de enfocarse en los errores que cometen sus hijos, dejar de controlar todo y, a veces, participar en los juegos de estos con su esposo.

Así que esposos, sean más comprensibles con sus esposas.